Guía sobre la diabetes felina

964 25 09 69
Guía sobre la diabetes felina

Muchos dueños de gatos desconocen que, como los humanos, estos pequeños felinos pueden sufrir también de diabetes. En la clínica veterinaria en Castellón hemos tenido casos en los que los amos traían a sus mascotas porque tenían síntomas que podían no tener nada que ver con esta enfermedad, y acabamos diagnosticando diabetes felina.

En la Clínica Veterinaria San Francisco recomendamos siempre estar al tanto del bienestar del animal, de sus hábitos alimenticios y a la hora de hacer sus necesidades, porque entre los síntomas de la diabetes está el aumento de la micción y la sed, la pérdida de peso, el aumento del apetito, vómitos, mal estado del pelaje, seco y apagado o con caspa, debilidad en las patas traseras y mal aliento.

Se trata de un trastorno ciertamente común en los gatos. Hay dos tipos, la diabetes tipo 1, en la que el páncreas no produce suficiente insulina, y la diabetes tipo 2, la más frecuente en los gatos, en la que las células del cuerpo no responden adecuadamente a la insulina.

La gravedad de la enfermedad determinará qué tratamiento es el que necesitará el gato en la clínica veterinaria en Castellón. Si se trata de un caso leve, la diabetes felina puede tratarse sólo con la dieta, para conseguir mantener los niveles de glucosa en la sangre bajo control, de forma que se mantengan en equilibrio y que no sean demasiado altos ni demasiado bajos. En términos generales, no obstante, la diabetes tipo 1 requiere inyecciones diarias de insulina, mientras que la diabetes de tipo 2 se trata con una buena gestión de la dieta, la reducción de la obesidad y, en función de la gravedad, también inyecciones de insulina.